12 ago. 2009

Torneos y Competencias: ¿Sin los derechos del Futbol?

Gobierno Argentino Vs. Grupo Clarin
Hace ya un tiempo, en TvUy, les contabamos que el ex presidente argentino Nestor Kirchner, estaba tejiendo una red de complicaciones legales para el multimedios más importante de Argentina, que cuenta además con presencia en Paraguay y Uruguay (MULTICANAL).
Además de la presunta maniobra que el ex presidente argentino, pretende beneficiar a Telefonica, a cambio de TELEFE, el canal lider historico en la vecina orilla.
A estas complicaciones, le podriamos sumar las extrañas interferencias satelitales que todas las señales del multimedios sufrieron en los meses pasados, dejando fuera del aire por varios minutos a señales como TyC Sports, Tn, Radio Mitre entre otras.

AHORA LA GUERRA ES POR EL FUTBOL ARGENTINO
AFA vs. Clarín se transforma en Kirchner vs. Clarín

A la desastrosa situación de la mayor entidad del fútbol argentino, su presidente intentó arreglar con ingresos de la televisión. Tras el fracaso, apareció Néstor Kirchner. Una novela delirante se sigue escribiendo en Buenos Aires.
A continuación, transcribiremos completo, un informe de Omar Mendez, para TodoTvNews, que sin dudas es muy completo y nos dara un pantallazo general de por donde viene el conflicto argentino.

"
Seguramente a la industria de la televisión le deben llamar la atención los extraños acontecimientos que se suceden con los derechos para televisión del fútbol argentino, condimentados en las últimas horas por la aparición impensada del Gobierno nacional. El fútbol profesional del país sudamericano, de momento, tiene en suspenso a sus fanáticos, a los clubes que intervienen en él y a todos los intereses que se mueven a su alrededor, incluido los de la TV. La razón: por primera vez en las últimas tres décadas, hay una confluencia de factores que podrían hacer naufragar no sólo el arranque de la nueva temporada sino hasta una historia de tres décadas en la que el deporte más popular del país ganó fama internacional y se consolidó como potencia mundial pero se destrozó por dentro, sin que nadie intentara frenar el despropósito.

En estos treinta años, un mismo dirigente comandó en calidad de solista intocable los designios de la entidad principal y aglutinante de la actividad profesional, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Humberto Grondona ha jugado, por un lado, un papel fundamental en la etapa de internacionalización de las capacidades argentinas en el exterior y, por el otro, el de artífice de la destrucción intestina que ha llevado a la situación de virtual quiebra a toda la estructura futbolística rentada y al asolamiento económico de los clubes que componen la AFA. También ha generado con esa política un vaciamiento del fútbol local y la degradación lenta pero firme del nivel deportivo de consumo interno, permitida por una exportación ilimitada de sus mejores figuras hacia el fútbol extranjero. La realidad del fútbol local no resiste análisis: dictadura gerencial, clubes cuasi-quebrados, sin recursos económicos y sin alternativas financieras; divisiones inferiores cuasi-devastadas y desatendidas, dirigencias sometidas y aprovechadoras de la dictadura gerencial, actitudes mafiosas en la yunta dirigentes-ultras, futbolistas que no forman parte del patrimonio de la entidad sino de representantes, cuasi-dependencia total a la televisión, sueldos casi de amateurs en una enorme mayoría de casos, desinterés de los astros jóvenes en permanecer en los campos domésticos por la falta de proyección, estadios semivacíos por la situación económica general y cada vez más peligrosos para la integridad física de los asistentes por las turbas de barras bravas. Si se toma en cuenta la extraordinaria propaganda masiva que se hace de los campeonatos oficiales por la gran mayoría de medios de comunicación de Argentina, se podría interpretar que lo único que queda del pasado es la pasión de un pueblo por su deporte más popular. Hasta esa lectura debe cuestionarse, teniendo en cuenta el especial interés en propalar los campeonatos que tiene el grupo multimedio más poderoso del país, dueño monopólico de los derechos para televisión.

Sintéticamente se pueden citar los tres actores principales de esta novela:

-Humberto Grondona, presidente de AFA y uno de los vicepresidentes de la FIFA. En la entidad internacional es uno de los brazos clave del presidente Joseph Blatter. En todos estos años ha sido severamente cuestionado por sus manejos “propios de un dictador”, como lo han calificado ex presidentes y gerentes de clubes profesionales. El más extremo de sus críticos es Juan de Stefano, ex presidente de Racing Club, quien le ha puesto toda la responsabilidad de lo que sucede actualmente. “Usó al fútbol para enriquecerse hasta el hartazgo. Se dio un beso de lengua con Torneos y Competencias y Clarín, para luego manejarse bien con la billetera. Ya llevamos treinta años de corrupción en la AFA. Grondona violó el estatuto, no controla nada y así después van a votarlo los dirigentes dóciles”, le dijo al diario Crítica.

Los directivos a los que alude son aquellos que, con la venia de la AFA, gerenciaron las economías de sus clubes en los últimos años, dejándolos en situación de bancarrota; también apunta a los que participaron en el pacto que dejó un monopolio -de muchos años- en derechos de emisión por TV, representado por Torneos y Competencias y Clarín.

Otro ex presidente de Velez Sarsfield, Raúl Gamez, no anduvo con rodeos: “Que Grondona devuelva la plata que se robó”, solicitó en un reportaje radial."La administración de la AFA es pésima. Se defendieron muy mal los intereses de los clubes como para que dejen de ser deficitarios”.

Es precisamente en el acuerdo cerrado en 1984 -con Torneos y Competencia (TyC, entonces de propiedad exclusiva de Carlos Ávila)- en donde ponen el acento los críticos de la gestión Grondona; también en la extensión inadecuada de ese contrato en 1991 (TyC y Grupo Clarín, socias en la controladora TSC), inconveniente para los clubes y defendido contra vientos y mareas por el presidente de AFA; y en el renegociado en 2007, sin licitación. Las condiciones y particularidades del acuerdo, con los goles cerrados a todas las competencias y con precios establecidos con la venia de Grondona, han sido motivos frecuentes de las quejas generales.

-Grupo Clarín: Dueño monopólico de las emisiones televisivas del fútbol oficial argentino hasta 2014, tras el acuerdo de extensión sellado en 2007 con la AFA. Para tapar la implosión de la bicicleta financiera dentro de la AFA y la salida a luz de la situación de bancarrota en la que está todo el fútbol profesional, Grondona ha pretendido que Clarín aporte la solución, redoblando el monto acordado de 268 millones de pesos argentinos a más de 500 millones. Tras la negativa del grupo, el iracundo dirigente pretendió que los abonados de TV de pago pagaran sus desastres. La reacción de los cableoperadores no se hizo esperar.

-Gobierno nacional: Néstor Kirchner, ex presidente pero de activa participación en la admnistración de su esposa Cristina, ha vuelto a los primeros planos después de la aplastante derrota en las urnas en junio último. La administración Kirchner mantiene una guerra explícita con el grupo multimedios y ha visto en la pelea Grondona-TSC una ocasión ideal para disparar munición gruesa contra el enemigo. Según el diario Crítica, al llamar Grondona a Néstor Kirchner, el ex presidente de la Nación tuvo una respuesta a la altura de lo esperado: "Rompé con el Grupo Clarín, olvidate de Torneos y yo te aseguro que Canal 7 te paga un contrato mucho más alto: te doy los 500 millones de pesos por año que vos querés", le dijo, de acuerdo a esta versión. Esos 500 millones de pesos argentinos no saldrían de su bolsillo claro sino del tesoro nacional o de algún negociado que se gerenciara desde la Casa Rosada.
En la quinta presidencial de Olivos, quienes estudian los movimientos por hacer, reconocen que Canal 7 no puede afrontar el desafío de transmitir 10 partidos por fin de semana por lo que han agregado a la trifulca a Telefe.

Según fuentes ciertas, el canal sería tentado para que asuma el rol operativo para el cual aparece discapacitada la televisora oficial. Esa es la situación, delirante por donde se la mire. Si ninguna de esas intenciones violatorias de acuerdos alcanzaran para quitar la soga del cuello a Grondona, la actual AFA y a toda una dirigencia vertical propia de dictadura, el fútbol argentino tendría una nueva oportunidad para renacer de sus cenizas, empujando al vacío inicialmente toda esa estructura de administraciones penumbrosas, acuerdos personales en las sombras, y monopolios que hayan cumplido su contrato. El primer paso sería aceptar el desastre y declarar en quiebra a todos los clubes con deudas millonarias (la gran mayoría). Y que el fútbol se pare por el tiempo necesario (hoy es un espectáculo completamente degradado). En Argentina nada grave pasará: hay cientos de prioridades económicas y sociales, fundamentalmente, que deben estar en los primeros planos de la gente y de sus medios de comunicación, en especial de la televisión."


Kirchner y Grondona: Cerca del desaire a la legalidad
La AFA y el Gobierno podrían darle un golpe letal al acuerdo que le asegura al Grupo Clarín la emisión del fútbol oficial en la TV argentina hasta 2014.
El ex presidente argentino, Néstor Kirchner, y el actual presidente de AFA, Humberto Grondona, tienen un aspecto en común: les gusta el mando y la verticalidad. Si hay resistencia en la otra parte, ambos intentarán derribarla, sea como sea, aprovechando hasta el último centímetro de la legalidad o, si la oposición persiste, cualquier metro que puedan invadir de la ilegalidad.
Kirchner no lo tuvo de enemigo en su periodo presidencial al Grupo Clarín. Hubo, en esos años, una relación de paz, probablemente concertada. Luego, ya en tiempos de la presidencia de Cristina de Kirchner, llegó la ruptura y la guerra sin cuartel.

Grondona y Clarín tuvieron su tiempo de amigos mientras duraron las reglas de juego que se impusieron. Ante las evidencias de la hecatombe cercana y acorralado por el desastre de su gestión en la mayor entidad futbolística del país, Grondona quiso forzar el acuerdo pidiéndole una millonada al grupo multimedios. La negativa desató su odio y lo empujó a pedir el salvavidas en la Casa Rosada. Néstor le ha dado un abrazo y un espaldarazo. Se han visto como en un espejo: Los une una misma forma de encarar los asuntos y un enemigo común.

Por ello no extrañan los rumores que dan por hecho el acuerdo entre el Gobierno nacional y la AFA (Asociación del Fútbol Argentino) para la televisación de los partidos de fútbol. Siempre según estos rumores que nadie ha salido a negar, el Estado se hará cargo de los derechos del fútbol por $600 millones anuales por un plazo de 10 años, según informó La Nación. En total serán $6.000 millones por una década. Hoy la AFA anunciará la ruptura del contrato con TSC (Televisión Satelital Codificada), del Grupo Clarín, el cual tenía un contrato valido hasta 2014.

Asi mismo, la comisión directiva de la Cámara de Productores y Programadores de Señales Audiovisuales (CAPPSA) de Argentina, condena intervención oficial en contenidos y contratos de naturaleza privada.
La CAPPSA emitió un comunicado acerca del conflicto entre la AFA, el Gobierno y la Televisión Satelital Codificada.

“Ante las versiones de una posible intervención estatal en el contrato que vincula a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) con Televisión Satelital Codificada, la Cámara de Productores y Programadores de Señales Audiovisuales (CAPPSA) condena cualquier tipo de intervención oficial en contenidos y contratos de naturaleza privada”, señala el comunicado difundido por la Comisión Directiva de dicha Cámara destinado a los medios especializados.

Asimismo, CAPPSA “resalta la imperiosa necesidad de que la industria se desarrolle sobre bases de seguridad jurídica y rechaza toda injerencia estatal que provoque la distorsión del mercado y la retracción de las inversiones en nuestro país", concluye el comunicado.


Y HOLA LA NOTICIA LLEGO... AYER, POR UNANIMIDAD, LOS CLUBES ARGENTINOS SE ALINEARON DETRAS DE GRONDONA, Y VOTARÓN A FAVOR DE ROMPER EL CONTRATO CON EL GRUPO CLARIN
INFORME DE LA AGENCIA REUTERS

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) anunció el martes que rompió el contrato de transmisión televisiva del campeonato local con el grupo privado TSC y dijo que está abierta a negociar los derechos del torneo.

La decisión de rescindir el vínculo con TSC (Televisión Satelital Codificada) -sociedad entre TyC y el Grupo Clarín-, valorizado en 268 millones de pesos anuales (70 millones de dólares), según datos de la empresa, se da en medio de una fuerte crisis financiera de los clubes.

"El Comité Ejecutivo ha resuelto por unanimidad (...) rescindir el contrato con la empresa TSC y sus asociadas (...) Se trata de un incumplimiento de contrato por parte de la empresa TSC y sus asociadas", dijo Ernesto Cherquis Bialo, portavoz de la AFA.

Bialo no aclaró en qué aspectos el contrato, que tenía vigencia hasta el 2014, no fue cumplido por TSC.

"La AFA está dispuesta a comenzar cualquier negociación para vender tal y como corresponde, al precio que el fútbol vale, los derechos de los partidos", añadió.

Algunas versiones de prensa indicaban que el Gobierno argentino pagaría a la AFA cerca de 600 millones de pesos para transmitir por televisión abierta los partidos del torneo local y el mismo Bialo le dijo el lunes a Reuters que funcionarios oficiales hicieron una propuesta para adquirir los derechos del fútbol.

Pero el vocero desmintió que hasta el momento se haya alcanzado algún acuerdo.

"Hasta ahora el Estado no juega ningún rol. Desmiento categóricamente cualquier acuerdo entre la AFA y (el estatal) Canal 7", aseguró.

Sin embargo, el vocero no descartó que el Estado pueda ser en el futuro socio de la AFA para la transmisión del torneo local.

El conflicto se desarrolla en medio de una puja abierta entre el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández y el Grupo Clarín, cuyos medios -que incluyen al mayor periódico del país y a diversos canales de televisión abierta y de cable- son muy críticos con la gestión oficial.

La crisis financiera que atraviesan los clubes, que adeudan sumas millonarias a sus futbolistas, fue lo que desató la disputa con la televisión y provocó la demora en el inicio del campeonato doméstico, que se postergó del 14 al 21 de agosto.

Con un contrato de televisión más jugoso, la AFA podría intentar paliar el déficit de los clubes.

Sin embargo, la rescisión del contrato de transmisión televisiva podría derivar en una larga disputa judicial. El presidente de la empresa TyC, Marcelo Bombau, adelantó a Reuters que la firma iniciará acciones legales y días atrás declaró que la supuesta indemnización deberá ser "multimillonaria".

Pese a que aún no hay ningún acuerdo oficial entre la AFA y el Gobierno, la situación ya generó fuertes críticas de la oposición política a la gestión de Fernández por la posibilidad de que el Estado gaste una cifra millonaria para transmitir los partidos de fútbol.


SOLO QUEDA SABER, QUE SUCEDERÁ FINALMENTE CON LOS DERECHOS DE TRANSMISION, DEL FUTBOL ARGENTINO... Y sin dudas que esto indirectamente golpeara a TENFIELD, ya que esta empresa uruguay es quien comercializa en Uruguay los canales TyC Sports y Fox Sports. Al perder estos derechos, las señales deberan bajar mucho l interes en los abonados por ende sus costos.
¿Será este el principio del final también para la empresa Tenfield?
Recordemos que la negociación entre la AUF y Tenfield, tambien tiene muchas sombras y misterios que estan siendo investigadas en nuestro país...