23 mar. 2009

TVUY NOTICIAS: Vuelve Justicia Infinita!


A partir del hoy, regresa a Océano FM “Justicia Infinita”, el programa conducido por Salvador Banchero y Gonzalo Camarotta. Ya es sabido que se incorporan al programa algunos colaboradores. Además, “No Toquen Nada” amplió su horario.
El gerente comercial de Océano FM, Alejandro Weinstein, confirmó que, de 12 a 15 horas, regresa “Justicia Infinita”, conducido por Gonzalo Camarotta y Salvador Banchero, con la colaboración de Leo Lagos, María Noel Marrone y Pablo Aguirrezábal. La puesta en marcha del renovado proyecto requirió de grandes esfuerzos y conversaciones, debido a que Camarotta tenía propuestas de otra emisora.
Además, en un año que, según Weinstein, “es singular en lo político”, “No Toquen Nada”, el programa de Joel Rosemberg extiende su horario, que comienza ahora a las 8 de la mañana.
La emisora apuesta este año a “una programación muy sólida y contundente, de gran peso en nombres”. A estas novedades se suma la incorporación de Rafa Cotelo y Gonzalo Eyherabide a “Segunda Pelota”, aportando una “dinámica especial a una propuesta de por sí interesante”, y la permanencia de “Abrepalabra”, con Gustavo Rey, “un referente de la comunicación”.
Este año, además, Océano FM transmitió el Pilsen Rock, para Uruguay y todo el mundo a través de la página web de la emisora.

Ahora, hablemos de la novedad mas importante: El regreso de Justicia Infinita.
En entrevista a Sábado Show, los responsables de este programa declaran que "todo responde a una razón mucho más emocional que racional". Con esta frase resume Salvador Banchero la vuelta de algo que parecía que no tenía vuelta. Lo parecía aquel 21 de diciembre de 2007, en el que Justicia Infinita se despidió de su audiencia con un programa desde la explanada de Océano FM, rodeado de su público. Y lo seguía pareciendo a comienzos de este año, cuando tanto Banchero como Gonzalo Cammarota estaban enfrascados en la preparación de sus respectivos programas radiales. El primero tenía por delante otro año de Vulgaria, el segundo iba a probar suerte a Radio Cero con el equipo de A levantarse que el día está precioso, el programa que lo llevó a las mañanas tempraneras de Océano todo el 2008. Pero una conversación entre estos dos grandes amigos que se conocen desde los 9 años de edad (ahora se dicen "jóvenes de 32"), cambió los planes. Justicia vuelve a Océano, desde hoy a las 12 horas.
"Nos pusimos a manejar la posibilidad y nos entusiasmamos mucho, entre otras cosas porque nos dimos cuenta de que algunas de las cosas que no le podíamos dar al programa en aquel momento, ahora sí podíamos", recuerdan de esa charla. Y entonces Banchero cuenta que en realidad, en aquella despedida, "casi nadie nos preguntó si pensábamos no volver nunca más y a la poca gente que lo hizo, le dijimos `no sé, ahora terminó`". El más convencido del final era Cammarota: "Pensé que no lo íbamos a hacer más. Que iba a volver a trabajar con Salva, no tenía duda, no sabía si en radio, capaz que en otra cosa".
Ese año de impasse les sirvió para pegar el volantazo que querían, ese que consideraban imposible con el programa en el aire. "Queríamos tratar de ubicarnos, volver a mirar la foto, y eso era difícil hacerlo en rodaje", explica Banchero. "Nos sentíamos un poco presos de la estructura y la lógica que tenía el programa. Ahora que cortamos, sentimos que podemos hacer lo que queramos con el programa porque empieza de nuevo. Tenemos mucho más libertad para cambiar algunas cosas, porque nosotros hemos cambiado, porque somos otras personas distintas de las que empezamos y vamos teniendo otros intereses o, de repente, los mismos pero con la intención de verlos desde otros ángulos".
En este nuevo comienzo de Justicia, habrán varios cambios. El primero, como ya lo dijeron, son ellos mismos. No son el Salva y el Gonza de 2002: "Nos sentimos mucho más preparados, vamos a hacer cosas nuevas y no se va a generar una injusticia con la gente que nos está escuchando", anuncian. Pero que quede claro, de aquella Justicia Infinita, sólo sobrevivirán dos personajes: Julio César Míguez, porque el año electoral se presta para que esté de regreso, y otro personaje más que atravesará contenidos distintos a los que se le conocían.
"Justicia Infinita, desde sus inicios, fue un programa que fue mutando permanentemente. Nunca fue el mismo programa del año anterior, iba cambiando mucho. Sí había una impronta que tenía que ver con los conductores del programa y cuando se fue Carlos Tanco, eso también cambió. Permanentemente tratamos de ingresar gente nueva, dándole otro tono y contenidos", señala Cammarota dejando en claro que la esencia justiciera estará. "Nosotros trabajamos mucho con guiones, con la preparación de personajes, con ciertos lenguajes. Hay herramientas que se van a mantener, pero es posible que esencialmente cambien porque siempre han ido cambiando", agrega Banchero.
El segundo gran cambio es que, salvo Pablo Aguirrezabal presente a través de su alter ego Sergio Pena, todo el resto del equipo es nuevo. "Algunos no son nuevos en nuestra vida, pero sí son nuevos en cuanto a Justicia Infinita", aclaran. "Va a estar Noel Marrone, que es una persona que conocemos desde hace muchos años y que conoce mucho el programa. Está bueno que el ciclo tenga no solamente una visión femenina, sino la particular de María Noel", señalan. Otro que se suma es Gonzalo Pollo, "que es una maravilla, una de esas joyas que se encuentran cada tanto y con la que estamos felices", adelantan. Finalmente resta presentar a Lucía Allegro, "Lula", que inaugura una figura que Justicia Infinita no tenía, la de productora. "Cuando pensamos en volver con el programa, una de las cosas que dijimos es que necesitábamos un productor sí o sí", remarcan como parte de esta nueva etapa, a la que también se suma un equipo de guionistas que funcionará como soporte.
Justicia Infinita terminó por convertirse en un programa de culto y, como tal, hay una legión de ansiosos fans que espera su vuelta. "Nosotros no sabemos manejar la expectativa de nada, nunca supimos", confiesa Banchero y su compañero se sincera diciendo que "te pone un poquito nervioso".
"Con los años de experiencia hemos aprendido que, en programas como estos, vas a tener tres tipos de público: una serie de talibanes que son capaces de inmolarse por la causa del programa, otros que están en la vereda absolutamente opuesta y que realmente detestan el hecho de que exista el programa, y la gran mayoría, que es la gente que está en el medio, a la que el programa le es indiferente, le puede gustar más o menos, y si está o no, no le va la vida en eso. Hay que manejarse con prudencia, no dejarse llevar ni por los talibanes ni por los otros, el punto está en el medio", destaca Banchero.
Lo que tanto Cammarota como Banchero tienen muy claro es que Justicia Infinta "despierta ciertas pasiones", pasiones que sin duda mucho tuvieron que ver en esa charla que empezó de forma tonta y terminó en un regreso casi inesperado. "Si nosotros no lo tomamos demasiado en serio, al punto que decidimos terminarlo y ahora volvemos, la gente debería tomarlo menos en serio, es nada más que un programa de radio", concluyen a pocas horas de que se haga Justicia.


Carta a “los talibanes”

Hola manolas!
A que no saben qué???? Ah… en serio? Y cómo se enteraron? Bueno, para quien no sepa entonces estamos acá para contar a quien quiera escuchar que venimos a despejar rumores: vuelve Justicia Infinita al aire de nuestra radio vernácula!

Después de duras negociaciones con nuestros cerebros desvencijados hemos llegado a un acuerdo: ellos pondrán manos a la obra y nosotros gastaremos buena parte del sueldo en helado de frutilla que sabemos que les encanta (particularmente a esa zona que en las magnetoencefalografías se pone, casualmente, de un color rojizo).

Ha sido muy curioso ver como de unos días a esta parte se ha ido corriendo la voz de esta noticia con reacciones calcadas a las de nuestra despedida. Entusiasmos desmedidos, enojos profundos, indiferencias absolutas, lo normal bah… Quienes pensaban que había “algo más” por fuera de lo comunicado en aquel entonces, hoy -coherentes con ello-, siguen aventurando las más diversas hipótesis pero ahora sobre las razones de nuestro regreso aún antes de anunciarlo oficialmente.

Llama la atención que un año y medio después de comunicada su desaparición este programa de radio siga siendo motivo de rencillas dialécticas entre compatriotas. Cuidado, que no se mal entienda, nos halaga, y estamos totalmente a favor de las polarizaciones bélicas… pero el país que nosotros soñamos para nuestros hijos discute entre el “Pepe” Batlle y Luis Alberto de Herrera, entre Juana de Ibarbourou y Delmira Agustini, entre la torta frita y la borla de fraile, entre el Maxi Arias y Jorge Cazulo… dejémonos de joder! Por un programa de radio? Que no se diga, compatriotas!

Las circunstancias son mucho más amables que la última vez que escribimos una carta abierta y por tanto notarán uds la ausencia de dramatismo alguno, así que sin más y para echar luz sobre el tema aquí estamos para lo que gusten servir:

Allá por octubre de 2007 decidimos comunicar públicamente que habíamos tomado la decisión de terminar con Justicia Infinita. Nos pareció justo compartir con todos uds. las razones que nos llevaron a tomar esa decisión unilateral y el programa se fue.

Naturalmente la vuelta del mismo presupone cambios respecto de aquella situación que nos llevó a tomar aquella decisión. La primera, medular y fundamental es lisa, llana y simple: ahora, a diferencia de entonces, sí tenemos ganas de hacerlo. Nos permitimos que el peso de la balanza lo inclinara, por sobre todas las cosas, el vínculo emocional que tenemos los dos. Disfrutamos mucho de trabajar juntos. Estábamos muy bien donde estábamos. Estábamos cómodos. Pero pareciera que a nosotros a veces la comodidad nos pica y nos buscamos camisas de once varas para meternos un rato sólo por joder y ver cómo salimos. No solo nos iba bien donde estábamos –más allá de las respetables y eventuales diferencias de opiniones del soberano público- sino que contábamos con la confianza de la radio que nos contiene desde hace ya algunos años para seguir adelante y, como es de público conocimiento, con el honroso interés de otros colegas para continuar nuestros envíos radiales. Es en este contexto positivo –porque tampoco somos suicidas- que hicimos –obviamente- una evaluación estratégica de la idea de volver cuando se nos ocurrió manejarla, más que preocupados por si nos iba a ir bien estábamos preocupados por si nos iba a ir muy mal. Y creemos que no, pero asumimos ese riesgo básicamente porque nos chupa un huevo el resultado y la gracia no está en ganar o perder sino en ganar y/o perder con los amigos que uno quiere al lado. De esta forma las victorias y los fracasos se viven muy diferentes y es un lujo que nos podemos dar. Siempre elegimos trabajar así, también durante el 2008.

Nos dimos el gusto de “matar el juego” con dignidad cuando terminó y hoy podemos volver a darle vida asegurándole al juego los entusiasmos básicos que no podíamos asegurarle entonces. Seguimos estando orgullosos de haber sabido parar cuando así lo sentimos y hoy tenemos la valentía de reconocer que estábamos equivocados en algo: Justicia Infinita no hizo todo lo que tenía para hacer.

Quizás debimos pensar de otra forma en aquel entonces y hubiera sido mejor, estratégicamente, plantear un corte, algo así como una pausa indefinida… algo que nos fue aconsejado, pero realmente en aquel momento no quisimos especular con eso, porque honestamente lo que sentíamos era que debía terminar.
Si básicamente siempre hicimos lo que nos vino en gana sin consultarnos más que a nosotros mismos y los nuestros… nos preguntamos: por qué cambiar ahora?

Hoy Justicia Infinita encara una nueva etapa que va más allá de su expresión radial, lo hará con algunos proyectos que irán desarrollándose en diversas plataformas con el paso del tiempo. Sabemos que el programa es nuestro buque insignia y como tal le daremos el lugar que se merece y aprovecharemos la ocasión para volantear una vez más el barco, como lo hiciéramos en el 2005 cuando el programa incorporó nuevos talentos. Algunos de los integrantes que terminaron el ciclo con nosotros están y otros no, dependerá de ellos explicar por qué sí o por qué no si es que tienen ganas de hacerlo. Más allá de Justicia Infinita hay procesos naturales de crecimiento que no solo no coartamos sino que siempre tratamos de estimular y apoyar porque es sano y así debe ser, pero sepan uds que no hay rencillas, ni peleas, ni ninguna de esas boludeces… nosotros, que ya no nos peleamos ni con vedettes de uñas afiladas mucho menos se nos pasa por la cabeza pelearnos con personas con las que nos sentimos hermanados en el camino. Además, por fin van a poder disfrutar de las predecibles mieles de la crueldad popular (ja! Salud compañeros! Uds lo merecen más que nadie!) cuando clame “el programa era bueno con ellos!” así como el 2002 fue mejor que el 2003, y éste mejor que el 2004 que a su vez fue muchísimo mejor que el 2005 que le pasó el trapo al 2006 que fue mucho más bueno que el 2007 que sin duda fue el mejor año de “justicia” comparado con esta “poronga” del 2009 que ni se compara con programas en serio como eran los del 2008!

Hoy por alguna razón, que juramos no se llama “Sr. Billetín” (referencia nerd para amantes de Los Simpsons), y a diferencia del 2007 sentimos que esos trajes que nos pesaban antes ya no pesan tanto y tenemos resto suficiente para hacer de ellos lo que nos venga en gana sin sentir que estamos traicionando algo a lo que en definitiva le ponemos las reglas nosotros mismos! Qué joder!

Hoy estamos muy contentos, entusiasmados e impacientes por ir presentándoles a nuestros nuevos compañeros… trátenlos con la delicadeza con que tratarían un jarrón de la dinastía Ming porque nos cuestan más o menos lo mismo.
Y hablando de plata, ¿es por plata? No, si vamos a cobrar en caramelos “Zabala” (que ni siquiera sabemos si existen todavía) Claro que cobramos dinero por hacer este programa! todo el que podemos de hecho. Siempre lo hicimos así desde el primer día, nosotros no le regalamos nuestro trabajo a nadie, lo hacemos valer e intentamos que valga cada día más. Y si hoy alguno de nosotros sigue viajando en transporte público es sólo para maquillar una situación económica lo suficientemente holgada como para dejarnos un escalón debajo de Francisco Casal en la persecución del fisco y su DGI.

En fin… como todos uds, esta es la primera vez que nos toca vivir, y acá estamos, aprendiendo…

Y por último, porque no creemos ser ni haber sido nunca ejemplo de nada, les pedimos disculpas si ofendimos a alguien con esta vuelta, pero como no pedimos permiso para irnos tampoco lo vamos a pedir para volver…

Ahora si, rueda el balón…. siga el juego!

Por Justicia Infinita
Salva y Gonza

1 comentario:

Mencho dijo...

Lo mejor de esta noticia es q con la aparición del Eyhe y Cotele, Mariano Lopez sólo estará los miercoles. Ahi gana SP.
Que Marrone esté en Justicia.
Espero q vuelva Falerito, de lo mejor de Camarotta.