18 may. 2009

Contra Todo Riesgo, en History

Historias de los trabajos más peligrosos de América Latina. Nueva serie de producción original se centra en el día a día de diversos trabajadores latinoamericanos que ponen en riesgo sus vidas, llevando a cabo intrincadas labores.

Hoy, a las 22:30 horas (con repetición jueves, 21, 22:00)
TRABAJADORES DE ALTA TENSIÓN (COLOMBIA)
La historia del tendido eléctrico de la ciudad de Bogota comienza a finales del siglo XIX. La luz eléctrica apareció en la capital por primera vez la noche del 7 de diciembre de 1889, cuando la compañía The Bogotá Electric Light Company- BELC, iluminó las calles más frecuentadas. En esa época, Bogotá era la única ciudad del país que contaba con alumbrado eléctrico doce horas diarias, entre las seis de la tarde y las seis de la mañana. Conoceremos la historia de tres trabajadores que se encargan de reparar, mantener y expandir las redes de alta tensión de la ciudad. El trabajo de reparación se realiza en líneas de alta tensión con la línea viva, es decir energizada, con 11.400 o 34.500 voltios. Para estos se usa un carro canasta con brazo de extensión hasta de 15 metros que es la altura de línea. El trabajo en altura y con altas cargas voltaicas transforma ésta labor en un trabajo de alto riesgo. Los accidentes en este trabajo implican quemaduras, impactos, paro cardíaco, fibrilación; u otros efectos físicos que afectan el entorno de la instalación eléctrica, como contaminación, incendio o explosión. Acompañaremos al personal de CODENSA, empresa encargada de la distribución de energía en la ciudad y alrededores. Sabiendo que el riesgo aumenta si las torres de alta tensión están sobre las laderas de las montañas que rodean Bogotá.

No hay comentarios: