7 jun. 2009

TVUY DEPORTES: Roland Garros - Última Jornada


Antes un breve informe de lo que fue la final femenina.


La rusa Svetlana Kuznetsova, Nº 7 del mundo, se consagró como la nueva campeona de Roland Garros, superando por 6-4 y 6-2 a su compatriota, la número uno del mundo Dinara Safina

La nueva reina del polvo de ladrillo estuvo sólida desde el fondo de la cancha y sacó el máximo provecho de su velocidad de piernas para desconcertar a una número uno del mundo que llegaba como candidata y pareció sentir la presión. Al final, la flamante dueña del título se impuso en 1 hora y 14 minutos.

En el primer set, ambas arrancaron con algunos nervios. De hecho, Safina consiguió un quiebre en el primer juego del partido, y lo perdió enseguida a manos de su rival. Estas dificultades para mantener el servicio se estirarían durante todo el juego. Sólo en ese primer set, Safina tuvo otras tres oportunidades de quiebre (tomó una además de aquella inicial) y Kuznetsova un total de 5, de las cuales aprovechó tres. Sin ir más lejos, la jugadora de San Petersburgo sacó para quedarse con el set, cuando estaban 5-3 en el primero, y cedió ese juego sin ganar un sólo punto. Y cuando Safina sacó 5-4 para manterner el parcial con vida, Kuznetsova lo cerró con un quiebre.

Como táctica, Safina intentó desbordar a su compatriota con su velocidad, mientras que Kuznetsova buscó mover a la moscovita por toda la cancha para hacerla pegar en movimiento, menguar de alguna forma su potencia y hacer prevalecer su movilidad.

En el segundo set, Kuznetsova, quien fuera finalista en París también en 2006, mantuvo su estrategia hasta que la victoria decantó a su favor. Es que Svetlana prevaleció mentalmente en el juego. A Safina nunca se la vio suelta, cometió errores en momentos clave y no pudo encontrar variantes a su habitual juego de potencia para desnivelar. La hermana de Marat Safin, además, aportó 7 dobles faltas propias a la causa de su contrincante, la última nada menos que en el match point.

Este partido resulta una nueva frustración en la carrera de la número uno del mundo, que había caído en la definición de Roland Garros el año pasado y había sucumbido en el juego decisivo del Abierto de Australia a principios de temporada. Safina estuvo desconsolada, aunque evitó las lágrimas.

Para Kuznetsova, es el segundo título de Grand Slam en su carrera, que ya había ganado el Abierto de los Estados Unidos en 2004. Con este resultado, a partir de la próxima semana la campeona será número cinco del mundo.

Se viene lo más importante del torneo: La Final Masculina

¿Será el partido más importante para la crrera de Roger Federer?

El suizo Roger Federer, ese hombre correcto y políglota que se pasea con naturalidad por el cielo del tenis, tiene mañana una oportunidad idílica para ganar Roland Garros y eliminar uno de los últimos obstáculos que le separan para confirmarse como uno de los mejores tenistas de la historia.

París desea que Federer gane el domingo en la cancha Philippe-Chartier, igual que en cada una de las finales que ha perdido en los últimos tres años frente al español Rafael Nadal, el que parecía el dueño incontestable de este torneo hasta que Soderling se encontró con él en octavos de final.

Si levanta la Copa de los Mosqueteros, Federer se convertirá en el sexto jugador en conseguir todos los títulos de Grand Slam -el último fue Andre Agassi en 1999- e igualará el récord de Pete Sampras de 14 títulos de esa categoría, aunque antes que el estadounidense, quien lo consiguió tras 52 intentos, mientras que el de Basilea suma con éste su cuadragésimo asalto.

El camino del suizo hasta la final le ha llevado a jugar dieciséis horas y 40 minutos de tenis, prácticamente igual que Soderling, para derrotar a Alberto Martín, José Acasuso, Paul-Herni Mathieu, Tommy Haas, Gaël Monfils y Juan Martín del Potro. Éste último reconoció tras caer en cinco sets que Federer tiene ese extra especial de "los grandes", quienes, cuando más lo necesitan, hacen cosas excepcionales que "no están a la vista", como si Dios les hubiese tocado "con una varita", se sinceró el argentino.

Enfrente tendrá a Robin Soderling, un sueco barbudo y espigado de carácter agrio y 24 años que ha explotado tenísticamente en este torneo y se ha ganado todo el derecho de intentar ser él quien seduzca a la caprichosa historia -la suya propia, ya que conquistaría su primer Grand Slam- y dejar al suizo con el sabor en la boca.

El sueco, que se convertirá si gana el domingo en el tercero de su país en triunfar en Roland Garros tras Bjorn Borg en 1974 y Mats Wilander en 1982, dijo en la víspera del partido que la historia "no es algo en lo que piense". "Soy muy, muy afortunado de poder jugar la final de un Grand Slam contra quien probablemente es el mejor jugador de todos los tiempos", comentó el de Tibro, al sureste de Suecia, quien ha aprovechado su 1,91 metros para devolver con éxito los golpes que le han tirado en París Kevin Kim, Denis Istomin, David Ferrer, Rafael Nadal, Nikolay Davydenko y Fernando González, a quienes ha eliminado. No sorprende que no quiera pensar en la historia, porque la que se le pondrá delante el domingo en forma de suizo con una cinta sujetándole el pelo, es escalofriante.

Federer se sabe favorito frente al sueco y lo reconoce. No ignora que tendrá todo a su favor, empezando por la ausencia de Nadal gracias a un neófito en finales de Grand Slam, Soderling, y terminando por el apoyo del público, que lleva años esperando que la tierra batida de París sucumba ante el tenis de Roger.

Soderling, que cobrará un cheque de 1.060.000 euros si gana y uno de 530.000, si pierde, confía en que las condiciones meteorológicas le ayuden, dice, ya que después de un torneo de sol radiante, los satélites anuncian entre 10 y 17 °C y nubosidad variable. Si se lleva un partido que encara sin "ninguna presión", se meterá en entre los diez mejores del ránking de la ATP y será recordado por la hazaña de desbaratar el sueño del suizo, cuando más cartas parecía que tenía para alcanzarlo.

Federer siempre ha ganado en las nueve veces que se han enfrentado, circunstancia que Soderling aprovecha para alabarle y trasladar toda la presión a su rival.

Si es Federer el que gana Roland Garros, el debate sobre quién es el mejor jugador de la historia no acabará. El suizo rivaliza entre otros con nombres como Rod Laver Bjorn Borg o Pete Sampras, pero habrá dado un paso muy importante. Quizá el más difícil que nunca tendrá que dar.

ESPN - 09:30 hs ***EN VIVO***

Roger Federer (SUI) vs Robin Soderling (SUE)

No hay comentarios: