8 dic. 2008

El cine contra la primer semi final del "Bailando.."

Esta noche llega una gran noche de lunes a la televisión uruguaya en donde el cine por un lado y por el otro la primer semi final de "Bailando por un Sueño", serán las vedettes de la noche.

Hoy en "Showmatch" llega el duelo entre Pampita y María Eugenia Callejón para saber cual de las dos pasarán a la final y competirá contra una de las dos bailarinas profesionales que en el día de mañana se batirán a duelo.

Para lograr amortiguar el gran suceso que puede ser el programa de esta noche de "Showmatch", Canal 10 y Monte Carlo Televisión decidieron poner dos tanques hollywoodenses para hacer frente a la ofensiva del 12.

Canal 10 se la juega con el humor de Ben Stiller, Robert de Niro entre otros en la comiquisima historia de "Los Fockers: La familia de mi esposo".

Sipsonis: Después de conseguir que Jack Byrnes (Robert de Niro) casi lo acepte como novio de su hija Pam, Greg Focker (Ben Stiller) no puede seguir evitando el encuentro entre sus futuros suegros y sus propios padres. Claro que, ya lo reza el dicho, de tal palo tal astilla, y entonces confirmaremos que Greg debe todo lo que es a sus excéntricos progenitores. Los enredos, ahora, se multiplicarán por tres (si no contamos al perro de los Focker, que se medirá tête à tête con el gato de los Byrnes).

Aunque el comienzo sorprende al protagonista con una serie de afortunadas casualidades que parecen acomodar todo en su favor (y los guiños para los espectadores de la primera hora no dejan de sucederse: la valija, la joven de la línea aérea que dispone las ubicaciones en el avión, la azafata, etc.), no bien ponga un pie en la casa Byrnes todo volverá a su cauce normal para beneplácito de aquellos que disfrutan de los padecimientos ajenos. La presencia del pequeño Jack (un sobrino de Pam), además de incorporar la cuota de monerías que se esperan de los bebés y que tanto agradan al público, anticipa de qué va este film: los hijos, la paternidad, el legado.

Si la anterior podía considerarse una película infantil (todos los gags eran resultado de la torpeza y la inadaptación de Greg al mundo de Jack), ésta parece haber entrado en la etapa adolescente. Las risas son buscadas a través de la alusión, cuando no de la explicitación sexual. Chistes, malentendidos, situaciones que se juegan dentro de esa matriz. Claro que sin llegar a los "extremos" de productos como, por ejemplo, los de los hermanos Farrelly.

La acción se traslada a Miami, hogar de los Focker: Bernie (Dustin Hoffman), un abogado que cambió gustoso las leyes por los quehaceres domésticos, y Roz (Barbra Streisand), una terapista sexual para la tercera edad, quienes viven el flower power en el nuevo siglo. Ambos conforman una pareja despreocupada de aquello que para Jack constituye la quintaesencia de una vida digna (no hay más que ver su casa rodante): la limpieza y el orden. Una pareja, encima, siempre dispuesta a los arrumacos y el sexo libre de pudores y recato. Justamente en las antípodas de sus futuros consuegros. Pero tan “invasores” en la vida de su hijo como éstos.

De este choque de planetas se alimenta el guión para deparar los momentos más divertidos dejando expuesto a Greg, nuevamente, a las humillaciones más vergonzosas. Ya provenientes, indirecta e inintencionadamente, del amor y el orgullo de sus padres, ya de la necesidad de Jack de sacarse a su yerno de encima a cualquier precio.

Stiller muestra lo que vale en la secuencia del monólogo en la que no le queda más opción que decir la verdad. De Niro saca provecho de su pasado de actor serio para volver a componer al rígido y tenso Jack. Hoffman construye con gracia y encanto a su Bernie y logra una desopilante pareja despareja con su consuegro que se roba las risas. Barbra vuelve al ruedo, luego de ocho años de ausencia en la pantalla, y se divierte en grande demostrando que no ha perdido todavía el timing de la comedia (la sesión de masaje es antológica).

En una de las últimas escenas Greg les pide a Jack y a Bernie, que están discutiendo, que dejen de hacerlo porque "esto no se trata de ustedes. Se trata de Pam y de mí". La frase es letra muerta, enunciación vacía o, en el mejor de los casos, ironía pura. Sobre todo en lo que respecta a Pam. Si antes ella era la excusa para introducir a Greg en su familia, ahora el papel de la muchacha queda más desdibujado aun; y los cruces de la pareja reducidos al mínimo, blanqueando así, de alguna manera, las verdaderas relaciones que se quieren contar: Greg y su suegro, Greg y sus padres y éstos entre sí.

En tanto Monte Carlo televisión se la juega con un film de más acción, llega a las 22:00 la tercera de la saga de "Terminator", "Terminator 3: la rebelión de la máquinas".

Buena estrategia la de los canales 10 y 4 para hacer frente a la primer semi final del ciclo más visto de la televisión.

No hay comentarios: