27 may. 2009

TVUY DEPORTES: Se define la Champions League


Los mejores, frente a frente

Barcelona y Manchester United protagonizarán la gran definición de la UEFA Champions League, hoy en Roma. Estamos hablando de dos equipos con jugadores de un nivel extraordinario, que espero que nos den una de esas finales tremendas.
Si uno se pone a pensar cómo fue desarrollándose la copa, son finalistas lógicos. Aunque los dos terminaron primeros en sus grupos, lo de Manchester fue mucho más categórico.

Como llegaron a la final?

Un desenlace sorpresivo

Fue el de la emotiva serie de semifinales entre Barcelona y Chelsea. En la ida fue un empate en 0 muy logrado por parte del Chelsea, que no dejó jugar a su rival. Mientras que en el partido de vuelta, cuando todo se daba para que Chelsea fuera el ganador, el Barça logra el empate; que gracias a la diferencia de goles de visitante, le dio la clasificación a la final.

Un solo equipo

El 1-0 de ida no le aseguraba nada al Manchester. Pero en el partido de vuelta, con apenas 8 minutos de juego, Gibbs se resbaló, el coreano Park no perdonó y terminó todo. El Arsenal tenía que hacerle tres goles al Manchester, imposible. Para colmo, tres minutos después Ronaldo sacó un disparo tremendo, uno de esos remates que tienen un destino incierto, parecen misiles que vuelan en el aire y se mueven. Manchester se mostró muy tranquilo, en ningún momento tuvo dudas sobre su clasificación y coronó la victoria con un tercer gol genial. Transcurrieron 80 metros, casi en cuatro pases. Una velocidad tal que Ronaldo arranca detrás de Park y termina delante.
Rumbo a la doble corona

Manchester es una cosa de locos, son unos "asesinos". Estan de vuelta en la final. Al igual que el año pasado, tienen la chance de ser campeones de la Premier y de la Champions. Además, Cristiano Ronaldo volvió a mostrar sus cualidades. Se operó del tobillo y volvió en un muy buen nivel. En estos partidos terminó demostrando que es un fenómeno. Tiene una pegada única en el mundo.

Qué se puede esperar de esta final?

Es un enfrentamiento de estilos: un Barcelona dominador y un Manchester más contragolpeador. Muy difícil que se encuentre un ganador claro en el partido.
Manchester puede llegar un poco mas cansado a Roma. Superó a adversarios más duros, en comparación con Barcelona. Eliminó al Inter, al Porto, al Arsenal. El conjunto catalán tuvo un camino más tranquilo.
Por último, es un buen partido para ver quién es el mejor jugador de Europa: Cristiano Ronaldo o Lionel Messi.

Dónde se jugará la final?


El estadio Olímpico de Roma, una instalación con más de setenta años de historia, será el lugar donde Barcelona y Manchester United se enfrenten en el partido más esperado del año. Ésta será la cuarta final de la máxima competición europea en éste mítico estadio. En el Olímpico, ya se disputaron tres finales, y en dos de ellas la definición fue por penales.
Es un estadio que se proyectó como eje principal del complejo deportivo "Foro Mussolini" (años después bautizado con su actual nombre de "Foro Itálico"), ideado en los años 30 por el entonces dictador italiano Benito Mussolini y proyectado por el arquitecto Enrico Del Debbio.
Las obras de construcción dieron inicio en 1928, pero fue en 1938 cuando fue abierto por primera vez. Tras la Segunda Guerra mundial, en 1952 la instalación, denominada en ese momento "Estadio de los Cien Mil" y siendo ya propiedad del Comité Nacional Olímpico Italiano (CONI), fue reconstruido casi totalmente con miras a acoger los Juegos Olímpicos de 1960, con capacidad para 54.000 personas sentadas y ya con el nombre de estadio Olímpico.
Se reinauguró el 17 de mayo de 1953, con el partido entre las selecciones nacionales de fútbol de Italia y Hungría.

En los Juegos Olímpicos de Roma, donde albergó las ceremonias de apertura y de clausura, también albergó las pruebas de atletismo.

Años después, el 25 de mayo de 1977, el Olímpico ya acogió su primera final de la máxima competición europea, denominada entonces Copa de Europa, con el partido Liverpool vs. Borussia Monchengladbach, que terminó con triunfo del conjunto inglés por 3-1.
La segunda final disputada en el Olímpico fue Roma vs. Liverpool, el 30 de mayo de 1984. Fue un partido dramático y ante un local Roma que partía como gran favorito para hacerse, ante su afición, con el que sería su primer triunfo en la Copa de Europa. Pero el Liverpool se llevó el preciado trofeo al derrotar en los penales al Roma, tras acabar el tiempo reglamentario y la posterior prórroga con empate en 1 gol. Al final, el duelo se decidió en favor del Liverpool, por 4-2.

Apenas cinco años después de esa "maldita final" para los aficionados del Roma, el Olímpico vivió otra renovación con ocasión de la disputa de la Copa del Mundo de Italia 1990. Bajo el diseño de Annibale Vitellozzi, se ampliaron los vestuarios, se modificaron las gradas, se sustituyeron los asientos y se puso un techo para cubrir los graderíos.

Seis años después de ser sede de la final del mundial de Italia '90, que coronó campeón a Alemania sobre Argentina, el Olímpico volvió a ser escenario de su hasta ahora última final de la ahora llamada Liga de Campeones de Europa. Frente a frente, el 22 de mayo de 1996, estaban el Ajax y Juventus. El partido también terminó en su tiempo reglamentario con empate en 1 gol. La victoria fue 4-2 en favor del equipo italiano.

Ahora, trece años y cinco días después, un engalanado Olímpico vivirá un Barcelona-Manchester United que es la cuarta final de la Copa de Europa/Liga de Campeones de su historia, y que tendrá por tercera vez a un conjunto inglés sobre su césped.

Quién será el juez?


El suizo Massimo Busacca ha encontrado el premio a su constante progresión en el mundo del arbitraje en la designación para dirigir la final de la Liga de Campeones. El suizo ya los dirigió el año pasado en el partido de ida de las semifinales de la misma competición. El encuentro fue un empate en 0 después de que Busacca señalara a los dos minutos un penai por mano del argentino Gabriel Milito que malogró Cristiano Ronaldo.

El arbitro, que habla italiano, inglés, francés, alemán y castellano, estará auxiliado en las bandas por sus compatriotas Matthias Arnet y Francesco Buragina, y el cuarto árbitro será el también helvético Claudio Circhetta.

Posibles titulares







El fútbol considera el partido del próximo miércoles como "la final soñada", un partido entre los dos mejores equipos del mundo, el ganador de la 'Premier' y defensor del título, el Manchester United, frente al Barça, el equipo que seguramente mejor fútbol práctica.

Es difícil determinar quien está a mejor nivel, aunque numéricamente se pueden extraer algunas conclusiones.

La alineación tipo del Barça es 4-3-3; la del United un 4-4-2.

Goleros

Víctor Valdés-Edwin van der Sar: El español es doce años más joven. 54 partidos jugados por el primero en Champions, contra 81 del holandés. Víctor recibe 0,86 goles en Liga y 0,92 en Champions. Edwin es mejor: 0,64 en Liga y 0,75 en la Liga de Campeones. El holandés ya sabe lo que es jugar una final en el Olímpico. Militaba con el Ajax que perdió la de 1995/96 ante el Juventus en los penaltis.

Defensas:

Carles Puyol-John O'Shea: El capitán del Barça no es un habitual en esta posición, pero jugará en el lateral por la sanción de Dani Alves. O'Shea (28 años) es junto con Cristiano Ronaldo y Wayne Rooney, de los más utilizados por Ferguson.

Yaya Touré-Rio Ferdinand: Tampoco Touré juega normalmente en el eje defensivo, pero la lesión de Rafa Márquez le obliga a jugar en el eje. Ferdinand sale de una lesión y es uno de los puntales del Manchester.

Gerard Piqué-Nenamja Vidic: Uno de los motivos por los que Piqué no contaba para Ferguson es por la calidad de Vidic, un seguro en la defensa, muy bueno en el juego aéreo.

Sylvinho-Evra: La baja de Abidal permitirá a Sylvinho jugar una final de la Liga de Campeones. A sus 35 años, puede ser un gran premio final. Patrice Evra es un jugador muy explosivo, atento al corte, y buen defensa que se encargará de defender a Leo Messi.

Mediocampistas

Busquets-Anderson: Sergio ha sido una de las revelaciones de la temporada, después de subir al primer equipo procedente del filial, que militaba en tercera división. Anderson sólo tiene un año más (21), pero mucha más experiencia.

Xavi-Giggs: El barcelonista es uno de los jugadores más en forma de su equipo, mientras que el galés (35 años) es una de las posibilidades que maneja Ferguson en la media.

Iniesta-Carrick: Si el albaceteño se recupera a tiempo, liderará el juego de su equipo desde la izquierda de la medular. Carrick es un delantero, reconvertido a medio, con gran proyección.

Delantero en Barça-Medriocampista en Manchester

Henry-Park: El francés, que apura su recuperación, es el tercer delantero; el surcoreano, el cuarto medio. Henry sueña con una competición que nunca ha ganado; Ferguson ha garantizado la alineación de Park.

Delanteros

Messi-Cristiano Ronaldo: Es el duelo. En juego, además de la gloria de la final, seguramente el ganador del Balón de Oro del próximo año.

Eto'o-Rooney: El africano vive ansioso los últimos días, en los que el gol le ha girado la espalda después de una temporada espectacular. Rooney ha marcado 4 goles en Champions, aunque contra el Barça, Ferguson le retrasa su posición.

En el banco, el Barça dispondría de Gudjohnsen, Keita, Hleb y Bojan. El del United ofrece más posibilidades con Tevez, Berbatov, Scholes o Nani.

Dos estrategas diferentes






Treinta años, 1.800 partidos, 22 temporadas y 42 títulos separan el mundo de Alex Ferguson, entrenador del Manchester United, del de Pep Guardiola, el técnico del Barça, que protagonizarán el duelo de banquillos hoy en Roma.

Ferguson cumplirá 68 años por los 38 de Guardiola; el escocés ha dirigido a su equipo en más de 1.900 partidos y el manresano apenas alcanza los 60; 23 temporadas lleva el técnico del United en el cargo frente al debutante entrenador catalán y el de Sir Alex acumula 44 títulos (33 en el United, 11 en el Aberdeen) por los 2 de Guardiola.

Ferguson jugaba de delantero; Guardiola, de organizador. Al escocés le costó seis años conseguir su primer título en el United; al del Barça en una temporada ha conseguido dos.

El primer día que el técnico del United se sentó en el banquillo de Old Trafford, Guardiola ejercía de recogepelotas en sus días libres como jugador del fútbol base barcelonista; el día que debutó Ferguson como entrenador del Manchester, Guardiola había cumplido tres años.

Las diferencias entre uno y otro son significativas, el fútbol de sus equipos también, pero los dos demuestran disponer de fórmulas exitosas. El estilo del Barça no admite dudas, Guardiola asegura que el fútbol del Barça "no engaña", siempre juega de la misma manera, porque su equipo juega a dominar, al ataque, no sabe hacerlo de otra manera.

El de Ferguson se mueve en otros parámetros. Lo demostró, por ejemplo, en el enfrentamiento del año pasado ante el Barça de Frank Rijkaard, donde el United especuló en la ida (0-0) y sentenció en la vuelta con un golazo de Scholes. Aquel día, en Old Trafford, Rijkaard firmó su sentencia.

Con el paso de los meses, en Barcelona se ha instalado la teoría de que Guardiola podría ser el futuro 'Alex Ferguson' del Barça. La idea la lanzó Sandro Rosell, que luchará el año que viene por la presidencia del club catalán. Ferran Soriano, otro ex vicepresidente del Barça que podría optar a la presidencia, suscribe la idea.

Pero Guardiola no lo cree. "Dudo que Ferguson durara 22 años aquí", dice el entrenador del Barça. Mientras tanto, en Roma, el técnico azulgrana puede seguir alimentando su leyenda.

En caso de victoria, Guardiola se convertiría en el segundo entrenador más joven en dirigir a un equipo campeón de la Copa de Europa. En el otro extremo está Ferguson. Si gana el Manchester en Roma, sir Alex será el segundo entrenador más veterano en conseguir esta competición.

En Roma, los caminos de Ferguson y Guardiola se cruzarán, pero podían haberse cruzado antes. Cuando Pep decidió a finales de 2000 que no iba a continuar en el Barça, Ferguson fue uno de los primeros entrenadores que se interesó por el jugador del Barça, pero a Guardiola no le sedujo la idea.

Choque de estrellas


Uno es un argentino tímido y apocado, zurdo, aún no ha cumplido los 22 y camina por el campo y la vida como si la cosa no fuese con él; el otro es un portugués diestro de 24 años con 'look' de modelo, fama de arrogante y magnetismo de estrella.

Pero ambos tienen algo en común: son los reyes de este negocio, los dos futbolistas del momento. Cuando el balón empiece a rodar, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, serán el objeto de todas las miradas, absorberán la luz de los focos y robarán todos los planos a sus compañeros. Cuando salten al terreno de juego, el '10' de Barça y el '7' del Manchester lo acapararán todo.


Si alguien se despista un segundo con Leo y Cristiano en el campo, es posible que acabe perdiéndose un control genial, un slalom fugaz, un remate imposible que acaba besando la red. La advertencia vale para el espectador de turno, el defensa rival, el cameraman encargado de captar el momento, el director de cámaras que debe 'pincharlo' en la transmisión en directo o el periodista que tendrá el placer de contarlo.


A todos ellos, el trabajo se les multiplicará por dos hoy, cuando el Barça y el Manchester United se enfrenten en el Olímpico de Roma por el cetro de mejor equipo de Europa, cuando Leo y Cristiano se medirán, en una guerra de egos, para demostrar al mundo quién es el rey del planeta fútbol.


Cada uno a su manera, son talento en estado puro. Los dos parten de una demarcación concreta -Messi desde el extremo diestro y Ronaldo desde cualquiera de las dos bandas- para acabar convirtiendo la táctica en pura ficción, porque luego, con la libertad que otorga el saberse el mejor de la clase, cada uno anda a sus anchas como si jugara en el patio durante el recreo.


Messi agarra la pelota, se la cose a su pie izquierdo e inicia una carrera vertiginosa y vertical. Acelera, pone una marcha más, y vuelve a acelera hasta que decide que ha dejado a suficientes rivales atrás y que es el momento de dar el último pase o poner a prueba los reflejos del arquero rival.


Ronaldo la enseña y luego la esconde, se adorna con un recorte, con un regate, con una finta, tal vez dos, antes de poner el esférico donde la jugada alcanzará el punto justo de cocción -un centro envenenado, un disparo seco-, todo ello con una endiablada velocidad de ejecución.


El argentino es el máximo goleador de esta Champions (8 anotaciones) y el tercero en el ránking en asistencias (5), lo que le otorga el título oficioso de mejor jugador de la competición. El portugués, que ha sido el jugador que más veces ha disparado entre los tres palos (32), ha marcado cuatro tantos y ha dado otros dos pases de gol.


Ambos también han sido decisivos para que sus equipos se hayan proclamado ya campeones de sus respectivas Ligas. Messi, con 23 tantos, es el segundo goleador del equipo por detrás de Eto'o y el cuarto en la competición española. Ronaldo ha marcado cinco goles menos que el azulgrana en la Premier League (18), pero es el máximo goleador del Manchester United y también del torneo, empatado con el delantero del Chelsea Nicolas Anelka.


Pese a su corta edad, ambos gozan igualmente de un palmarés envidiable, en el que figuran, entre otros trofeos, tres Ligas y una Liga de Campeones con sus respectivos equipos. El delantero portugués ha obtenido, además, los máximos reconocimientos individuales esta temporada, en la que ha ganado el Balón de Oro y el FIFA World Player 2008, por delante de Leo, segundo en ambas clasificaciones.


Los dos jugadores presumen de un excelente currículum a nivel de clubes, pero Messi supera a Cristiano Ronaldo en títulos conseguidos con la selección. Con la albiceleste, Messi ha ganado la medalla de oro en los últimos Juegos Olímpicos de Pekín y se proclamó campeón del Mundo sub-20 en el año 2005, mientras que el punta del Manchester aún no ha ganado nada con su selección.


Hoy uno de los dos sumará una 'Champions' más que el otro. El título coronará no sólo al Manchester o Barcelona como mejor equipo de europa sino a Messi o a Ronaldo como el mejor del planeta. El próximo FIFA World Player espera a Leo y Cristiano, pero antes pasará por Roma. El portugués ya lo tiene. El argentino lo viene persiguiendo desde hace tiempo.


Todo esto tiene como resultado: Una final con fútbol asegurado

El fútbol está asegurado en Roma, hoy el Barcelona llevará su libreto a la capital italiana, ese que se basa en el juego asociado, en confiar en los hombres con buen pie, el que tiene paciencia en la búsqueda del arco rival, un objetivo que se instala en el deseo colectivo catalán, desde que la pelota empieza a rodar. 

Y ojo que enfrente no hay "chuecos". Los de Sir Alex son más directos, pero no menos virtuosos, el botín con guante abunda en el Manchester. Y para terminar de igualar una final ya muy pareja de por sí, los ingleses tendrán su baja importante: Darren Fletcher, el tipo que equilibra el medio rojo, que ataca y defiende, un todoterreno. Pero obviamente no le faltan alternativas al DT escocés para hacer pasar desapercibida esta ausencia.

Hay un mismo protagonista, pero será una final totalmete diferente a la de 2008. Simplemente porque el que no estuvo el año pasado, el Barcelona, se cansa de ir para adelante, de salir a buscar el partido.

No hay pronóstico posible, será un partido maravilloso, por la simple razón de ser una final. Sin favoritos, pero con el fútbol como protagonista seguro.

Hoy 15:25 hs - La Final de la UEFA CHAMPIONS LEAGUE: Barcelona (ESP) vs Manchester United (ING) ***EN VIVO DESDE ROMA*** por ESPN

Repetición: Hoy 19:00 hs - Mañana 20:00 hs - Sábado 30/5 21:30 hs

No hay comentarios: